miércoles, 4 de julio de 2012

Portugal. Azores. Isla San Miguel, día de niebla intensa

                                  Lago do Fogo          Foto: Wikipedia
Cambia el tiempo en San Miguel... ahora nos toca el clima que suele hacer casi siempre. Nos quedaban por explorar dos de los rincones más bellos del centro de la isla: la Lagoa do Congro y la Lagoa do Fogo; la primera la hemos visto bastante bien, aunque hay que decir que no es fácil verla entera de tanta vegetación como tiene alrededor. Pero a fin de cuentas se trataba de dar un paseo por el bosque típico de la isla (parecido a la laurisilva de Canarias) y eso es lo que hemos hecho. Después nos hemos aventurado por las zonas más altas de las sierras centrales, pasando por un lugar que recibe el acertado nombre de Monte Escuro... a esa altura ya no se veía nada a diez metros de distancia. La estrecha carretera es de las que conservan los adoquines, y al cruzarnos con un viejo campesino que transportaba cántaras de leche a lomos de un caballo nos ha entrado la sensación de atravesar un túnel de tiempo que nos haría entrar a bordo de nuestro chatarrero Toyota en alguna aldea típica azoreana del siglo XIX.
En fin, lo pasamos bien conduciendo a ciegas (sobre todo yo, que no conduzco jeje) y parando para dar unos cortos paseos por sendas selváticas cubiertas de musgo, todo ello en medio de fumarolas de agua volcánica, pero el plato fuerte de la excursión ha sido un chasco: de la famosísima Lagoa do Fogo no hemos visto absolutamente nada a pesar de estar parados muy cerca de ella; la niebla cubría la montaña por entero y sólo hemos oído chillar a las numerosas gaviotas que según parece anidan alrededor del lago.
Nos conformamos con bañarnos en la no menos famosa Caldeira Velha, declarada monumento natural. No es para tanto, el parque es pequeño y la famosa piscina natural ni es natural, ni contiene aguas termales ni es precisamente cómoda para nadar.
Terminamos nuestro recorrido por San Miguel con un breve paseo por la villa de Ribeira Grande; mañana volaremos a la isla Terceira, si la huelga de pilotos no lo impide.

También puedes ver sobre Las Azores:
Azores. Isla de Terceira
Azores. Touradas de Terceira
Azores. final de la copa-de Europa de futbol
Azores. A en la mapa del tiempo
Azores. San Miguel día de niebla intensa

1 comentario:

Inercia tui dijo...

Existen dos tipos de aguas termales de acuerdo a su origen geológico, las magmáticas y las telúricas. El tipo de terreno del que aparecen es una de las principales diferencias entre ambas las aguas magmáticas nacen de filones metálicos o eruptivos, mientras que las telúricas pueden aparecer en cualquier lugar.

La temperatura de las aguas magmáticas es más elevada que la de la telúrica. La primera tiene por lo general temperaturas mayores a los 50º C, Por otro lado, gracias a que las aguas telúricas son filtradas, estas poseen menor cantidad de mineralización que las magmáticas. Los elementos más comúnmente encontrados en las aguas magmáticas son arsénico, boro, bromo, cobre, fósforo y nitrógeno.
Una característica importante de las aguas termales es que se encuentran ionizadas. Existen dos tipos de iones, los positivos y los negativos. Contrario a su nombre, los positivos no le traen beneficios al cuerpo humano, y por el contrario, son irritantes. En cambio, los iones negativos tienen la capacidad de relajar el cuerpo. Las aguas termales se encuentran cargadas con iones negativos.
Para finalizar, los baños de aguas Termales se toman para relajarse, no para nadar.