miércoles, 7 de octubre de 2015

Rila: Siete Lagos y un monasterio. Bulgaria

Monasterio de Rila. Bulgaria
Dejamos Sofia. Nos vamos hacia las montañas de Rila a subir a los Siete Lagos.
Poco antes de dejar el hotel, aparece la maleta. Por fin!!.

Telesilla a los Siete Lagos. Bulgaria
En la estación nos liamos un poco con los horarios de los autobuses que van a  Dupnitsa y por los pelos cogemos uno que sale a las 10 de la mañana. Eso sí, nos da tiempo de ver el autobus de sale de Sofia a Zaragoza, Valencia y Madrid.
Queremos aprovechar el día y en Dupnitsa cogemos un taxi para ir  a la GH que hemos reservado en Saparevo Banya,  el pueblo más cercano a los Siete lagos,  a unos 12 km del telesilla.

Dejamos las maletas, el taxista se va y cuando intentamos coger otro taxi para ir a los lagos nos dicen que no, que no hay taxis. Al ver nuestra cara de frustración, el hijo de la dueña, que esta pasando el fin de semana en el pueblo, se ofrece a acercarnos, aunque se niega a cobrar y se lo agradecemos porque si no lo teníamos dificil.
Siete lagos y setecientosmilturistas. Bulgaria
Antes de llegar nos impiden el paso, tenemos que bajar del coche y continuar a pie. No entendemos bien, pero al ver los coches aparcados en el escaso sitio que queda en la ladera, caemos en la cuenta de que es fin de semana y que Rila es la montaña más visitada de Bulgaria.
Caminamos unos 4 km de coches hasta llegar al telesilla. Pagamos 18 lev (unos 9 €) y subimos hasta los Siete Lagos.
Socorro!.  Allí estaban los dueños y acompañantes de los coches! Una fila de gente, con todo tipo de calzado que no excluye las chanclas veraniegas, sube y baja por un sendero en el que no crece la hierba, dejando claro por dónde se sube a los Siete Lagos.
Qué bonita es la naturaleza!  Empezamos a subir y realmente el paisaje merece la pena, los lagos van apareciendo poco a poco y apetece disfrutarlo, aunque la verdad es que con tanta gente resulta difícil (ya me gustaría a mí que se inventase un photoshop para borrar las masas de gente en la montaña, pero por desgracia la realidad- real no es la virtual).

Tres de los Siete Lagos. Montañas de Rila. Bulgaria
Aunque Luis no lo confiesa, creo que al ver el panorama se puso malo y al poco decidió que no seguía, que se quedaba sentado en una piedra mirando el paisaje y escuchando los sonidos de los móviles que todo lo invaden.
Qué pena nos dio! Pero otra vez será. Cuando volvemos, desde lo alto del monte vemos la enorme fila de gente esperando para coger el telesilla de vuelta. Ufff! Comemos algo en el enorme refugio de montaña y al salir la fila se ha duplicado, así que a hacerla (algo más de una hora) para bajar antes de que cierre el telesilla a las 6,30 de la tarde.
Fila en las montañas de los Siete Lagos. Bulgaria

No hay ningún medio de transporte para volver a Saparevo Banya, (ni bus, ni taxi),  no queda más remedio que volver andando, mientras hacemos dedo. Al rato nos para un coche, son los dueños del hotel Sonata en Samokov, al que acuden muchos montañeros y según nos dicen en estos años han ido bastantes grupos de españoles (desde aquí agradezco su amabilidad).

Descansamos un poco en la enorme casa que tenemos para nosotros solos y salimos a conocer el pueblo, que se extiende paralelo a la carretera, que es la calle principal.  Las casas de Saparevo Banya , al igual que en el resto del país, tienen en la puerta una frondosa parra, que da fresca en verano y ahora están llenas de uvas. Fuentes por doquier repiten el sonido del agua en cada esquina dando a las silenciosas y oscuras calles un ambiente muy agradable.
Con Katia y Amber en el Monasterio de Rila. Bulgaria
Buscamos una mejana (restaurante de comida tradicional) y nos quedamos en la que parece más animada. Nos dan una mesa muy grande y al rato nos preguntan si podemos compartirla con dos turistas israelitas. Como tardan un montón en traernos el pescado a la brasa, pasamos el tiempo comentando el viaje y las dificultades que tenemos para viajar en transporte público. Ellas también van al día siguiente al monasterio de Rila y se ofrecen a llevarnos con su coche. Qué majas!.
Katia y Amber nos recogen a las 8 de la mañana y en poco menos de 2 horas llegamos al monasterio.
Nosotros nos quedamos a dormir en un hotel al lado del monasterio, mientras que ellas seguirán viaje después de visitarlo, pero antes comemos juntos en uno de los restaurantes a la orilla del rio.
Me encanta la primera vista del monasterio. Es un recinto cerrado, como si fuera una fortaleza, con dos grandes portalones de acceso,  un patio central de losas de piedra, con la iglesia en el centro y alrededor la residencia con más de 100 celdas para los monjes.

Monasterio de Rila. Bulgaria

 El monasterio de Rila fue fundado en el siglo X por un monje asceta llamado Iván Rilski  (San Juan de Rila), canonizado por la iglesia ortodoxa, cuyo retrato vimos en la iglesia de Boyana en Sofia. El edificio actual nada tiene que ver con el original ya que se reconstruyó en el s XIX sobre las ruinas del monasterio que desapareció arrasado por un incendio. Solamente se conserva la Torre Jreliyova, del s.XIV , que  fue la fortaleza del monasterio a la que han añadido una estructura para el reloj y las campanas y algunos iconos.
Monasterio de Rila. Bulgaria
El monasterio de Rila forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. A través de los siglos ha sido un importante centro espiritual, educativo y cultural de Bulgaria. Es muy popular y desde primera hora hay bastante gente. Me quedo sentada en uno de los laterales viendo el trasiego de los grupos que van y vienen y escuchando el canto de los monjes que llega a todos los rincones del patio. En el interior de la iglesia los numerosos devotos ponen velas a los iconos de los santos, mientras un grupo de cuatro personas se encarga de ir apagando las velas más consumidas. Las pinturas de las paredes se van resintiendo del humo que en grandes cantidades generan las miles de velas que cada día se consumen en esta iglesia.
Monasterio de Rila. Torre Jreliyova. Bulgaria
Visitamos el museo (8 lev/4 €) que cuenta con piezas de la historia del monasterio. La más valiosa  es la Cruz de Rila o Cruz de Rafael, “una cruz de madera con una exquisita talla en miniatura, hecha por el Padre Rafael. El maestro tallador de madera llevaba trabajando durante muchos años sobre ella, utilizando las mejores herramientas y cinceles, y la terminó en 1802, cuando quedó cegado por el duro trabajo en esta obra maestra. En ella se representan 36 escenas bíblicas, 18 a cada lado de la cruz, y más de 600 figuras en miniatura”(Datos:  Portal oficina de turismo de Bulgaria).

Pinturas murales Monasterio de Rila. Bulgaria
Murales de Rila. Moraleja: las mujeres malas. Toiarta!
Agua Bendita. Monasteio de Rila. Bulgaria
Me encantó esta cruz y aunque está en una urna y los reflejos impedían verla bien, me quedé un buen rato dando vueltas alrededor, deleitándome en las escenas que parecía que tenían vida en el interior de la madera.


Hasta el atardecer el monasterio es un bullicio de gente, pero poco a poco se va quedando en silencio y solamente quedamos los pocos visitantes que pasamos aquí la noche. Es entonces cuando  podemos disfrutarlo con tranquilidad, en silencio hasta que a las 8 de la tarde cierra sus puertas.

Cenamos una trucha del río, tapados con una manta que nos prestan en el restaurante al aire libre del Hotel Tzarev Vrah. Paseamos por los muros del monasterio, que desde fuera no deja ver nada de su interior y nos retiramos pronto a dejarnos mecer por el rumor del agua que llega hasta la amplia y tranquila habitación del hotel.

5 comentarios:

mapani dijo...

Muchas gracias por este post. estoy organizando un viaje a Bulgaria con mis hijos pequeños. Vamos al monasterio de Rila, pero tenía dudas sobre si ir a ver los 7 lagos, porque son muy pequeños y no me fío de subir en un telesilla con ellos. Gracias a tu post he visto la foto del telesilla y creo que esa parte la dejaremos para otra ocasión y visitaremos solo el monasterio. Muchas gracias por todos tus post sobre Bulgaria, me están siendo de mucha utilidad.

Pilar Brun dijo...

@Mapani. Me alegro de que te sea útil la entrada sobre Rila. Espero que lo disfrutes. Un abrazo Pilar

Ch María dijo...

Qué bien este post!! Voy a Bulgaria en una semana, no alquilaremos coche y lo de los siete lagos lo veo dificil.
Saldremos también de Sofia, y por lo que he leido la parada en dupnitsa no nos la quita nadie.
¿Algún consejo para esa excursión? y otra duda, de no haber tenido suerte y qué os llevaran en coche hasta el monasterio, ¿Habría sido relativamente facil ir hasta allí en taxi o autobus?
Muchas gracias!! es una locura organizar desde aquí todo esto, bueno, ya lo sabrás!! un saludo

Luis Mur dijo...

Saludos, María. Es cierto que bo resulta fácil llegar hasta allí sin coche propio. Para el telesilla de los lagos puedes probar si hay autobuses que vayan a Samokov, porque esa ruta es la que te deja más cerca. Luego para ir de allí a Rila puedes coger uno a Blagoevgrad, que está un poco más allá del desvío, y de allí salen 3 diarios al pieblo de Rila que continuan hasta el monasterio.
Suerte y que lo paséis bien en Bulgaria.

Ch María dijo...

Gracias, seguro que genial!!