jueves, 19 de enero de 2012

La hoguera de Castelserás

La Hoguera
A las siete de la tarde, en las Completas, las potentes voces de los rosarieros entonan el himno de San Sebastián desde el coro de la iglesia de Castelserás, un canto al santo patrón que resuena con fuerza y que marca el inicio de las fiestas:

Sebastián, capitán, valeroso que ha dado su vida por la religión
y por eso todos los cristianos lo celebraremos con gran devoción.
¡Vamosle a rogar!, ¡vamosle a rogar!

Esperando para encender la hoguera
A la salida de las Completas la traca de los fuegos artificiales retumba en la plaza de la Iglesia dejando en el aire un intenso olor a pólvora. La orquesta empieza a tocar e inicia el descenso hacia la plaza del Ayuntamiento, precedidos de los caramballeros que bajan por el empedrau, camino de la hoguera.
En la plaza todo el pueblo mira la enorme hoguera y comenta: este año es más grande o mas pequeña o el álamo es mas bajo o es demasiado gordo o pronosticamos hacia donde va a caer o miramos el tiempo y nos alegramos de que no hace aire …
Y al rato la plaza se queda vacía, todos van a casa a cenar para volver a las 10 de la noche a ver prender la monumental hoguera.
Desde la calle mayor el aire huele a leña seca y se dibuja la silueta de la enorme hoguera. Se me encoge el corazón y me emociono, es una sensación que se repite cada año.

En la plaza cada uno busca su sitio, un lugar desde el que verla arder  A mi me gusta quedarme en los arcos del ayuntamiento. Ver como la prenden los caramballeros, oír las dulzainas que tocan el rodat y a la Delia nerviosa porque el cuerpo le pide bailar alrededor de la hoguera esta danza que su familia ha bailado durante generaciones.
Encendido de la hoguera. foto prestada
La hoguera arde tan fuerte que nos tenemos que refugiar en la antigua casa del aguacil y vamos asomando protegidos por los abrigos y vemos como las llamas suben y suben por encima de los tejados.
Cuando ya se ha quemado la leña fina, siguen ardiendo los troncos grandes y gordos de la base y así durante horas, hasta las 3, las 4 ó 5 de la madrugada, cuando alguien viene con una astral, otro da vuelta por la hoguera escudriñando caminos y entre ellos comentan y la gente los observamos y en voz baja comentamos: ¿se van a meter?. Parece ser que si. Mira a este, o al otro. Al observarlos sabemos que sí, que se van a meter hasta el centro de la hoguera, a través de los troncos, en un camino peligroso entre las brasas, para cortar el álamo.
Dulzaineros y dulzaineras
 Cada golpe de astral retumba en la plaza y levanta purnas. El coro de curiosos cuentan los achazos: 1, 2, 3, 4, ...hasta que el valiente tiene que salir rápido ahogado por el humo y pasa la astral a otro y de nuevo a contar, en una ficticia rivalidad, por ver cuantos hachazos aguanta. Así hasta que el tronco se empieza a inclinar y cae, a veces sobre un tejado, a veces sobre la plaza.
Plantando el álamo
La hoguera seguirá ardiendo mientras duren las fiestas. El último día se limpiará todo y esperaremos al próximo año para ir a buscar un álamo al río, plantarlo en el rolle, en el centro de la plaza, montar la enorme hoguera y la noche del 19 de enero, quemarla y cortar el álamo.
En 2017 cayó en el Ayuntamiento. Foto Tere Royo

El alamo cayó en casa Gazulla.    Foto: Gerardo Manero

Y así año, tras año.

Nota: En el Bajo Aragón y en una gran parte de Aragón, las palabras esdrújulas no se suelen pronunciar, por tanto álamo se pronuncia sin acento, como alamo.


No hay comentarios: