miércoles, 20 de marzo de 2013

Ética del viajero

El códico ético para el turismo
Viajar a países con culturas diferentes a las nuestras supone muchas veces enfrentarnos a situaciones que nos crean ciertas dudas o cuestiones éticas. Hasta qué punto podemos quedar indiferentes a situaciones tan evidentes como la prostitución infantil de Filipinas tan presente en las calles de Manila con reclamos cómo: “what you want with you want” (lo que quieras con quien quieras) o al trabajo infantil en Camboya con niños cosiendo zapatillas de marca a medianoche bajo la luz de bombillas de escasa potencia.


Pero hay otras cuestiones no tan claras en las que participamos sin ser conocedores del enorme daño que estamos haciendo, indiferentes a situaciones que consideramos ajenas a nosotros.
Cuando viajamos cargamos en la mochila nuestros valores que a veces consideramos superiores y nos permitimos criticar o despreciar comportamientos que no siempre entendemos.
En estos tiempos de confusión, en los que parece que todo se impregna de una especie de indiferencia y laxitud ética, tendríamos que tener más claros que nunca nuestros principios éticos y, aunque solo sea internamente, comprometernos a aplicar el respeto en todas las circunstancias que se presenten en los viajes ya sea con personas, animales, respecto al arte o la naturaleza.

Dejo aquí unos consejos basados en el Código Ético Mundial para el Turismo de la Organización Mundial del Turismo.

EL TURISTA Y VIAJERO RESPONSABLE
Los viajes y el turismo deben concebirse y practicarse como un medio de desarrollo personal y colectivo. Si se llevan a cabo con una mente abierta, son un factor insustituible de autoeducación, tolerancia mutua y aprendizaje de las legítimas diferencias entre pueblos y culturas y de su diversidad.
Todos tenemos una función que cumplir en la generalización de unos viajes y un turismo responsable. Los gobiernos, las empresas y las comunidades deben procurarlo sin duda por todos los medios, pero usted también, en su calidad de visitante, puede apoyar sensiblemente este objetivo de muchas maneras:
Ábrase a las culturas y tradiciones distintas de las suyas: su experiencia se verá transformada, usted se ganará el respeto de la población local, y ésta lo acogerá más fácilmente. Sea tolerante y respete la diversidad; observe las tradiciones y las prácticas sociales y culturales del lugar.
Respete los derechos humanos. Cualquier forma de explotación vulnera los objetivos fundamentales del turismo. La explotación sexual infantil es un delito punible, tanto en el lugar donde se lleve a cabo como en el país de residencia de quien lo cometa.
Ayude a conservar el entorno natural. Proteja la flora y la fauna silvestres y su hábitat, y no compre productos elaborados a partir de plantas o animales en peligro. Respete los recursos culturales. Las actividades turísticas deben practicarse con respeto por el patrimonio artístico, arqueológico y cultural.
Su viaje puede contribuir al desarrollo económico y social. Compre artesanía y productos locales para apoyar la economía del lugar, y aténgase a los principios del comercio justo. Cuando regatee, tenga presente el concepto del salario justo.     
Antes de salir de viaje, infórmese sobre la situación sanitaria efectiva de su destino y sobre el acceso en él a servicios consulares y de emergencia, y asegúrese de que su salud y su seguridad personal no correrán peligro. Cerciórese de tener cubiertas allí sus necesidades específicas (alimentación, accesibilidad o atención médica) antes de decidirse a viajar a un destino determinado.
Reúna toda la información posible sobre su destino, y dedique tiempo a entender sus costumbres, normas y tradiciones. Evite los comportamientos que puedan ofender a la población local.
Infórmese de la legislación vigente para no cometer ningún acto que se considere delictivo en el país visitado. No trafique con drogas, armas, antigüedades, especies protegidas, ni productos o sustancias peligrosos o prohibidos por los reglamentos nacionales.

2 comentarios:

Cool dijo...

Muchas veces, en nuestros viajes, hemos sentido dilemas éticos y se dan paradojas sobre qué o qué no hacer.
En ocasiones siento que el turismo ayuda económicamente a los locales, pero también fomenta la explotación infantil, el maltrato animal o cómo los fuertes se aprovechan de los débiles.
Muy buena entrada que nos hace a todos reflexionar

Pilar dijo...

Me alegro de que coincidamos en esta reflexión.
Un abrazo