lunes, 9 de diciembre de 2013

Dichos y romances del Bajo Aragón, Matarraña

Por el Bajo Aragón, el Mezquín y el Matarraña.

Luis en la iglesia de Cañada de Verich
Hemos pasado este largo puente de la Constitución en el Bajo Aragón, en casa, con la familia, disfrutando de unos días soleados de invierno y  paseando por los hermosos pueblos del Mezquín y Matarraña. 
Me gusta mucho el Bajo Aragón, sus pueblos pequeños me traen recuerdos lejanos y a mi  memoria vuelven dichos que mis abuelos me contaban y que tengo grabados para siempre jamás. Ahora soy yo la que los cuento y me encanta recordarlos.
Paseamos por Cañada de Verich y miramos las campanas de la iglesia. Si, hay campanas, pero Luis no se libra de que repita una vez más el dicho del pueblo. Es mas o menos así:  Hace mucho tiempo se rompieron las campanas de la iglesia y al no poder comprar unas nuevas decidieron enviar un telegrama al gobernador que decía: ¡Cañada de Verich campanas rotas, al buen entendedor palabras pocas...! Al tiempo se recibió la respuesta del gobernador: ¡Si Cañada de Verich campanas rotas, a aguantarse y comprarse otras!".

Paseamos también por Torrevelilla, por el antiguo lavadero municipal y por la ermita de San Joaquín. Al llegar a casa mi padre me cuenta el dicho que ironiza con la falta de agua cerca del pueblo:  "Si te casas en la Torre tendrás una gran fortuna, irás por agua al río montadica en una mula".

Torrevelilla desde el antiguo lavadero
Casa solariega Castelserás

En Castelserás se nos conoce como los judios o judietes, y también tenemos nuestro dicho, leyenda o lo que sea.
Se cuenta que un año de una tremenda sequía, de esto hace ya muuuchos años, se decidió hacer una rogativa por el pueblo para pedir la ansiada lluvia. El día se presentaba nublado y parecía que al fin iba a llover, pero al llegar la procesión al río, se despejó y apareció un sol brillante.
Los castelseranos enfadados (dicen) tiraron el santo al río Guadalope que pasa por Castelserás y unos kilometros mas abajo por Alcañiz.  Enterados los alcañizanos de semejante sacrilegio dieron un bando/pregón para que los valientes del lugar fueran a rescatarlo.
A partir de aquí la historia tiene dos versiones: En Castelserás se cuenta que al río se tiro un saco de paja (¡como iban ellos a tirar al santo y cometer  tal sacrilegio!) y eso fue lo que encontraron los alcañizanos (según los catelseranos todo era una broma), sin embargo los alcañizanos sostienen que rescataron al Cristo y de ahí viene el apodo de judios.

Este largo puente ha llenado los pueblos que están muy animados. Por la noche en el bar La Nevera de Castelserás nos reímos a carcajadas con los monólogos de Diego Peña, dentro de la programación cultural que (la) Marinieves hace de vez en cuando y que es realmente buena.

El río Guadalope en Castelserás

Molino Siscar en el Barranc Fondo

Nos acercamos a La Codoñera. Seguimos las marcas del PR para recorrer durante unos kilómetros el Barranc Fondo, un precioso cañón húmedo, con un hilo de agua fresca que serpentea por el centro del cauce del río Mezquín. Un agua que ya no alimenta las ruedas de los derruidos molinos harineros, convertidos en ruinas. Tampoco La Codoñera se libra de dicho: "Codoñera membrillera, gente de poca razón, socarraron un gorrino pasando la procesión".

El Salt. La Portellada
Marco en el Salt
En La Portellada nos dejamos impresionar por El Salt, un salto de agua en el río Tastavins que cae desde unos 30 metros formando una zona de badinas y pozas de color verde esmeralda. El día estaba tan soleado que hasta nos atrevimos a mojarnos los pies en las heladas aguas del río.
Seguro que La Portellada también tiene su romance, prometo investigarlo, pero si por casualidad eres lector del blog y lo sabes, no te importe ponerte en contacto con nosotros, nos encantará incorporarlo, forma parte de nuestro patrimonio oral y me gustará conocerlo y conservarlo.
Nos quedamos con ganas de acercarnos a Valderrobres para ver la iluminación de Navidad que ha donado una marca de bombones, pero otro día será.
Volvemos a Zaragoza con niebla pero encantados de nuestros paseos por el Bajo Aragón y con la mochila del corazón llena de imágenes y paisajes.

2 comentarios:

Siuler viajes y fotos dijo...

Que bonito Pilar !!!. Me encanta que se hagan estos guiños a como tú bien dices ese rico patrimonio oral que todos deberíamos poner el empeño necesario en conservar.Un besazo!!

Pilar dijo...

Es que estos pueblos del Bajo Aragón-Mezquín-Matarraña son muy especiales y sus historietas muy divertidas.