miércoles, 28 de mayo de 2014

Pascua en Rumanía: Valaquia, Sinaia

Castillo de Peles
 Esta entrada forma parte del diario sobre Rumanía que Luis esta escribiendo en la página de Los viajeros. Realizamos el viaje coincidiendo con la Semana Santa en abril de 2014, .
El diario lo hemos dividido en varias partes: Introducción, Valaquia, Transilvania y Bucovina e iremos publicándolas en el blog al tiempo que se publican en la página de los viajeros.
Esperamos que esta información resulte práctica para organizar un viaje por tu cuenta.  Que lo disfrutéis!. 
Luis en el Palacio del Parlamento de Bucarest Esta entrada forma parte del diario sobre Rumanía que Luis esta escribiendo en la página de Los viajeros. Realizamos un viaje de 10 días en abril de 2014, coincidiendo con la Semana Santa. El diario lo ha dividido en tres partes: Introducción, Transilvania y Bucovina e iremos publicándolas en el blog al tiempo que se publican en la página de los viajeros. Esperamos que esta información resulte práctica para organizar un viaje por tu cuenta. Que lo disfrutéis!.

Articulo original en: http://viajararatos.blogspot.com.es/2014/05/pascua-en-rumania-introduccion.html
Esta entrada forma parte del diario sobre Rumanía que Luis esta escribiendo en la página de Los viajeros. Realizamos un viaje de 10 días en abril de 2014, coincidiendo con la Semana Santa. El diario lo ha dividido en tres partes: Introducción, Transilvania y Bucovina e iremos publicándolas en el blog al tiempo que se publican en la página de los viajeros. Esperamos que esta información resulte práctica para organizar un viaje por tu cuenta. Que lo disfrutéis!.

Articulo original en: http://viajararatos.blogspot.com.es/2014/05/pascua-en-rumania-introduccion.html
Esta entrada forma parte del diario sobre Rumanía que Luis esta escribiendo en la página de Los viajeros. Realizamos un viaje de 10 días en abril de 2014, coincidiendo con la Semana Santa. El diario lo ha dividido en tres partes: Introducción, Transilvania y Bucovina e iremos publicándolas en el blog al tiempo que se publican en la página de los viajeros. Esperamos que esta información resulte práctica para organizar un viaje por tu cuenta. Que lo disfrutéis!.

Articulo original en: http://viajararatos.blogspot.com.es/2014/05/pascua-en-rumania-introduccion.html
Ver la entrada anterior: Pascual en Rumanía. Introducción

2º día: SINAIA
A las 7h30' ya estamos en la estación de metro Universitate de Bucarest. El metro cuenta con 4 líneas que forman dos anillos en torno a la zona centro; para ir a la estación tenemos que hacer un transbordo pero no es nada complicado, las direcciones están bien expuestas. Hay poca gente a estas horas del domingo, de todos modos no dejamos de observar que el Metro está mucho más limpio que los de Madrid o Barcelona y que el material rodante es relativamente nuevo.
En el tren hacia Sinaia
Nuestro plan es pasar el día en Sinaia para luego coger otro tren que nos deje en Brasov a última hora de la tarde. Al entrar en la Gara de Nord un taxista pirata intenta convencernos de que no hay tren hasta las 10h, pero nosotros sabemos bien que el próximo sale a las 8h30', de modo que compramos los billetes (41 RON cada uno) y aún nos sobra tiempo para desayunar. Gara de Nord es una estación término de las de toda la vida, con todas las vías alineadas y multitud de chiringuitos alrededor. Es la hora en que los vagabundos y marginados que pasan las horas muertas deambulando se empiezan a esfumar, relevados por los viajeros corrientes.
El tren es cómodo, el paisaje llano y cultivado da paso a las magníficas montañas cubiertas de bosques de los Cárpatos. En hora y media hemos llegado a la estación de Sinaia y entramos en el local que lleva el rótulo bagaje de mana. Una chica que está allí de guardia nos ayuda a colocar nuestras maletas en estantes de hierro y nos pide 10 RON por cada una; nos parece algo caro pero aún así es una solución que nos conviene.... no vamos a pasarnos el día arrastrando maletas por una región montañosa xD. Más adelante nos enteraremos de que la consigna de equipajes no es un servicio garantizado por la empresa titular de las estaciones sino que son particulares que alquilan el espacio a la estación para dedicarlo a ese menester y por tanto cada uno establece sus tarifas.

Monasterio de Sinaia
Sinaia fue residencia de verano de los reyes de Rumanía y eso le ha dado un carácter señorial de antiguo balneario; para subir al famoso castillo de Peles hay un atajo peatonal que pasa primero por el Monasterio de Sinaia. Pagamos una entrada de 5 RON y pasamos a la iglesia nueva, donde se está celebrando una ceremonia por el Domingo de Ramos. Es nuestro primer contacto con los monasterios de Rumanía y podemos apreciar el modelo arquitectónico que se repite en casi todos ellos: un recinto amurallado con una única puerta de entrada con campanario que da paso a un patio rodeado de dependencias; la iglesia o iglesias son también todas de la misma planta, con un pórtico y un nártex que preceden a la nave principal o naos. En esta se puede admirar el iconostasio, con tres aberturas que dan paso (con limitaciones) a la cámara más sagrada y secreta.
Ofrendas
A un lado de la iglesia nueva de Sinaia los fieles se encuentran con dos grandes cajas de hierro forjado que contienen muchos pequeños cirios; una de ellas está dedicada a los familiares vivos y la otra a los difuntos. Además de encender velas en ellos, los fieles acostumbran a escribir peticiones específicas en unos papelitos que entregan, por supuesto acompañados de una ofrenda en dinero, a los sacerdotes que imparten bendiciones en el interior del templo. La ceremonia de hoy corresponde a una fecha especial, por eso se permite a los oferentes entrar en la cámara sagrada y depositar sus ofrendas ante imágenes celosamente guardadas. Por lo demás la ceremonia transcurre en medio de cantos interpretados por monjas que ocupan sillas o bancos en un lateral de la nave; el resto de los asistentes permanece de pie el tiempo que considera necesario para sus devociones y después sale al exterior, por eso hay siempre mucho tránsito de gente y los que nos acercamos por simple curiosidad también podemos entrar y salir sin que nadie se moleste.
Pintiras murales en Monasterio de Sinaia
 La iglesia antigua, que data de finales del siglo XVII, es por fuera menos vistosa que la nueva, pero su interior alberga frescos que impresionan, sobre todo en este momento ya que estamos prácticamente solos. Todas las paredes interiores están cubiertas de imágenes del Evangelio, pero llaman la atención sobre todo las que se ven en lo alto de la torre central; en otros monasterios comprobaremos que el modelo se repite: un Pantocrator central atrae hacia lo más alto la vista del observador y a su alrededor se disponen filas de figuras de santos u otras escenas. El museo de iconos y libros antiguos esta cerrado hoy, así que finalizamos la visita y seguimos adelante.


Castillo de Peles
Cuando llegamos al Castillo de Peles hay ya bastantes grupos de visitantes. Compramos entradas para la visita estandar (20 RON) y esperamos en el vestíbulo, quitándonos los zapatos (hay que ponerse unas chancletas especiales para entrar), hasta que nos abren la puerta. La visita guiada en inglés dura unos 40 minutos; es un poco esquemática y además los grupos son grandes, pero aún así nos da una idea bastante precisa de la historia del castillo y sus características.
Castillo de Peles
Rumanía es un estado joven que se formó en el siglo XIX a partir de la unión de 2 territorrios: Valaquia (donde nos encontramos ahora) y Moldavia. Las potencias de entonces deciden que el trono del nuevo estado recaiga en una dinastía de rancio abolengo germánico: los Hohenzollern-Sigmaringen, que se instalan cómodamente en el Palacio Real ya existente en Bucarest (actualmente Museo Nacional de Arte). Antes incluso de ser coronado rey, el príncipe Carlos I encargó la construcción de una residencia de verano en este paraje encantador, con vistas sobe el valle de Prahova y al pie de los montes Bucegi. El exterior del palacio presenta buen aspecto, si bien algunas de las balaustradas que adornan las terrazas están hundidas; en cuanto al interior, la verdad es que se trata de uno de los palacios más bonitos que hemos visto. Su estilo se inspira en los refugios de caza de la nobleza alemana; no hay grandes salones pero cada pequeña pieza es suntuosa a su manera. Por tanto no se trataba de un escenario emblemático para grandes recepciones y ceremonias sino más bien de un lugar agradable para vivir. También se explica que a la fecha de su inauguración oficial (1883) fue el primer palacio de Europa en contar con su propia central eléctrica. Al salir contemplamos un rato el paisaje circundante desde las terrazas y después nos acercamos hasta Pelisor y Foisorul, unos anexos del palacio que sólo vemos por fuera.
¡Cuidado osos sueltos!

Volvemos al centro de Sinaia pasando por los barrios residenciales que ocupan sus empinadas colinas, observando el relajado estilo de vida de sus moradores. Nuestra intención es subir en el telecabina hasta las pistas de esquí, pero antes entramos en el primer restaurante que nos tienta. Se llama La Cerdac (no figura en la LP) y es una mezcla de estética tradicional y moderna. Comemos bien y comprobamos que incluso el vino a granel (vinul casei) puede ser más que aceptable.
Estación de esquí de Sinaia
Por fin llegamos a la telecabina; el horario de funcionamiento es limitado y de todos modos queremos bajar pronto; en realidad sólo tenemos tiempo para subir el primer tramo, hasta la estación llamada Cota 1400, observar el magnífico panorama y dar un breve paseo por caminos que aún conservan bastante nieve. Los billetes de ida y vuelta hasta esa cota nos cuesta 30 RON cada uno.
Regresamos tranquilamente a la estación y al llegar vemos que se nos acaba de escapar un tren con destino a Brasov. Hasta el siguiente nos da tiempo para tomar una cerveza Ursus en una terraza, entre el parque y un antiguo balneario. Lo malo es que ese tren llega con más de una hora de retraso, que pasamos esperando en el andén, con nuestras maletas recuperadas y desconcertados por los varios mensajes contradictorios que se difunden por megafonía y teleindicadores. Cuando por fin embarcamos disfrutamos de un trayecto lento a través de un puerto de montaña con magníficos paisajes y nieve en abundancia.

Brasov
Silva, una cerveza rumana
Llegamos a Brasov a las 20h,  un taxi nos lleva por 8 RON a nuestro hotel y tras instalarnos salimos a cenar. El tiempo es desapacible y apenas se ve gente por el barrio antiguo; elegimos un restaurante cercano que está muy bien recomendado en todas las guías: Sergiana, en la calle Muresenilor. Es una bodega grande y acogedora, con buen servicio y mejor cocina. La camarera nos recomienda un vino excelente y asequible, de las bodegas Samburesti, para acompañar las sabrosas sopas y una carne de calidad. Probamos las mollejas de ternera y nos sorprende lo buenas que están.

Alojamiento en Brasov
Vamos a pasar 2 noches en Casa Wagner, una especie de hotel-boutique situado en Piata Sfatului, o lo que es lo mismo, en el corazón de los barrios históricos de Brasov. Ocupamos una suite sencilla, en forma de dúplex y con un solo baño; a pesar de ser abuhardillados, los espacios para dormir son amplios. Es una casa histórica y, como suele ocurrir en Rumanía, no han pensado en dotarla de ascensor; demasiadas escaleras, además en la entrada no hay espacio para un lobby y los pequeños salones están en la 1ª planta. Nos cuesta 108€ por noche para 3 personas, con desayunos incluidos.

1 comentario:

Recetas faciles Monsieur Cuisine dijo...

Hemos estado en semana santa de 2016 y la consigna de la estacion de tren de Sinaia ya no funciona, tenerlo en cuenta, porque a nosotros nos toco ir con las maletas hasta el Castillo de Peles.