domingo, 24 de agosto de 2014

Un viaje por África del Sur

Primeros pasos de un viaje por África del Sur

Estación de tren de Zaragoza
El primer sábado de junio Antonio nos despide en la estación Zaragoza-Delicias con una foto que sube al wsp familiar. A las 10 de la mañana sale el tren para Barcelona, Luis se encargó de comprar el billete hace un tiempo y nos sale barato (16 €). 
Antes de salir hacia el aeropuerto de Barcelona picamos algo en un bar cerca de la estación de Sants que nos resulta divertido, los camareros suben y bajan la empinada calle que va de la cocina, que está abajo, a la terraza, que está arriba, con un Scooter de motor (patinete eléctrico) y la bandeja cargada de comandas, un ejemplo peculiar de adaptación al medio.
Volamos con KLM, a media tarde llegamos a Amsterdam y después de dejar las maletas en el hotel Citizen M del aeropuerto, cogemos el tren para ir a la Estación Central de Amsterdam.
Me hace ilusión volver a esta ciudad que visité hace mucho tiempo. Me encantan las estrechas y altas casas de ladrillo rojo a la orilla de los canales. El centro está muy animado, es sábado y las barcas surcan los canales con un ritmo tranquilo, como si quisieran dejarse ver; algunas llevan música alta y barriles de cerveza al estilo botellón acuático.
Paseamos por la ciudad, cenamos unas costillas en una brasserie del centro, tomamos una cerveza artesana y a media noche volvemos al hotel del aeropuerto.

Canales de Amsterdam

A las diez de la mañana sale el vuelo directo Amsterdam-Ciudad del Cabo, que dura 11 horas. A pesar de ser un vuelo a África nos sorprende las pocas personas de color que viajan en él y los puros rasgos germánicos de la tripulación de KLM.

Bo-Kaap, el barrio musulmán de Ciudad del Cabo
Llegamos a Ciudad del Cabo a las 9h30 de la noche, llueve y hace frío, estamos en el invierno austral, Un taxi (260 Rand, unos 18 €) nos lleva al céntrico Cape Town Logde hotel (unos 45 €), un hotel bueno y barato ubicado frente a  Bo-Kaap, el barrio musulmán. En el recorrido vemos las luces que siluetean Ciudad del Cabo, anticipando la sensación de que esta ciudad nos va a gustar.
Sigue lloviendo toda la noche, a ratos “jarrea” con fuerza, las ventanas no cierran bien, hace frío y no apetece salir de la cama. Por la mañana Luis remolonea, dice que está deprimido, muy lejos de casa y que no quiere levantarse, pero por fin a las 9h arrancamos, salimos a la calle y después de desayunar en el Birds Café una tortilla blanca (sin yema) y un rico café, vemos que no es para tanto. Por suerte el variable clima de Aragón hace que los "maños" nos adaptemos a cualquier clima del mundo y si hoy toca lluvia y granizo pues, ¡que no se diga!,  que de eso también tenemos en Aragón.
Cambio de guardia en Fuerte Buena Esperanza



Sigue lloviendo, a ratos cae un granizo fino y el tiempo es muy frío, pero nos animamos y vamos caminando hacia el Castillo de Buena Esperanza. Esta fortaleza es una de las señas de identidad de Ciudad del Cabo y fue construida en el S XVII por la Compañía Holandesa de las Indias Orientales (entrada 2, 5 €). Llegamos justo a tiempo para la ceremonia de cambio de la guardia de las 12 h. Esperamos en el patio y al poco vemos salir la guardia (está claro que no son verdaderos soldados), la entrega de llaves y la salva de ordenanza con un pequeño cañón que parece de juguete.
Al sacar la cámara para hacer fotos compruebo que las baterías están descargadas, horror, falta de previsión total.

Nos unimos a la visita guiada de esta fortaleza en forma de estrella de 5 puntas, intentando adaptarnos al cerrado sonido del inglés sudafricano.
Desde el Fuerte

Cambiamos de zona. Cogemos un taxi para ir al Muelle Victoria y Albert en el antiguo puerto de la ciudad, un amplio espacio de ocio con centros comerciales, restaurantes, atracciones en el que puedes pasar horas. Se conserva la Torre del Reloj, de estilo victoriano (s.XIX) desde la que se vigilaba la actividad del puerto. Desde allí salen los barcos para Robben Island, la isla prisión, hoy declarada Patrimonio de la Humanidad, en la que estuvo preso Nelson Mandela 18 años (pasó 27 años en prisión). Compramos ya los billetes (250 Rand+/- 18 €) para el 5 de julio (a la vuelta) y nos vamos a comer a Den Anker (todo un descubrimiento), un restaurante frente al mar y frente a la Table Mountain, el símbolo de Ciudad del Cabo, cubierta de nubes. La comida: una buenísima cacerola de mar, tipo zarzuela, un plato de rabo de buey y por supuesto un vino sudafricano. Como música de fondo suena Julio Iglesias, pero qué le vamos a hacer, no todo puede ser perfecto. Poco a poco nos vamos sintiendo mejor, ha parado de llover y empezamos a disfrutar esta preciosa ciudad.

Los 4 premios nobel sudáfricanos
Paseamos por el enorme y elegante centro comercial con edificios victorianos rehabilitados y trasformados en tiendas o restaurantes y percibimos el buen nivel de vida de los blancos sudafricanos que intuimos es mucho mejor que el de la mayoría de negros de este país.
Al anochecer las calles se quedan vacías y la ciudad se vuelve más inquietante. Es el primer día, tenemos que madrugar y nos vamos hacia el hotel.
San Luis con la noria por corona
Horror!. No tengo el cargador de baterías de la cámara de fotos. Despiste total, me enfado conmigo por este descontrol de viaje. Socorro, se presenta un viaje sin fotos!..
Es lo que hay!
Tomamos una cerveza Castle en el hotel, con unos caracoles africanos con queso azul (no son gran cosa) y nos preparamos para volar al día siguiente hacia Windhoek, desde donde iniciaremos el safari por Namibia, Botsuana y Zimbabue que hemos contratado desde España.  Al terminar el safari tenemos previsto volver a Sudáfrica y recorrer en coche el sur del país, de Port Elisabeth a Ciudad del Cabo.
Madrugamos para ir al aeropuerto. Volamos con South African Airways, con escala en Johannesburgo, Cruzamos el país de oeste a este y luego de nuevo al oeste, ya que no hemos encontrado un vuelo más directo. Sobrevolamos montañas nevadas, extensos valles áridos sin vegetación, cuadraditos perfectos de tierras cultivadas... Desde el cielo se ve bonito. Apenas viajan personas de color, la mayoría son sudafricanos blancos “puros”, sin mezclas. Parece que las dos culturas no han convivido, ni se han rozado, ¡larga es la sombra del Apartheid! .
En el aeropuerto intento comprar un cargador: misión imposible.
Llegamos a las 3 de la tarde a Windhoek, cogemos las maletas que nos ha dado la agencia con la que vamos a hacer el safari y al salir vemos un cartel que pone: Serrano x 2: ¡que detalle, nos han enviado un taxi!.
Nueva compañía aerea
Nos dan unos papeles que ni leemos y nos vamos hacia la ciudad. Al poco suena el móvil..., nos miran.., preguntan nuestros nombres, el hotel en el que nos alojamos... Es una equivocación; en el aeropuerto espera el otro Sr Serrano, el autentico, el destinatario del taxi. Como ya estamos a mitad del camino deciden llevarnos hasta la ciudad, negociamos el precio del trayecto y nos reímos por la coincidencia del nombre y de la empresa con la que vamos a viajar. Una divertida anécdota para empezar el viaje.
Dejamos las cosas en el hotel y salimos a intentar conseguir un cargador de batería. Imposible encontrarlo, como último recurso en una tienda de paquistaníes compramos un primitivo cargador "universal" parecido a una pinza. Lo probamos y funciona, puedo cargar una batería, pero al cargar la segunda batería explota por los aires y se quema el mecanismo. Invento fallido, pero al menos puedo hacer alguna foto.
A las siete de la noche quedamos para cenar y conocer al grupo. Es nuestro primer viaje organizado y no sabemos si nos va a gustar la experiencia.

Otras entradas de la ruta por África del Sur:
Etapa 1: Un viaje por África del Sur
Etapa 2: Desierto de Namib.Un viaje por África del Sur
Etapa 3 Costa Esqueletos. Namibia 
Etapa 4: Los Himba de Namibia 
Etapa 5: Por el Delta del Okavango  
Etapa 6: Parque Naciona de Etosha. Namibia
Etapa 7: Parque Nacional de Chobe. Botsuana
Etapa 8: Cataratas Victoria en Zimbabue

Desierto de Namib. Un viaje por África del Sur

Articulo original en: http://viajararatos.blogspot.com.es/
Etiquetas de cerveza: África del Sur

No hay comentarios: