miércoles, 17 de septiembre de 2014

Parque Nacional de Etosha. Namibia

                Foto de grupo en el Salobral de Etosha       Foto: Nuria
En el Parque Nacional Etosha de Namibia. Un viaje por África del Sur (4) 
Nos dirigimos al Parque Nacional Etosha. Previamente paramos en Outjo  para hacer compras, tomar un café o conectarnos a internet (según gustos).
El PN Etosha es uno de los más grandes del mundo (casi dos veces la provincia de Teruel), una parte importante lo ocupa la gran superficie del Salobral de la depresión de Etosha (7200 km2), una gran planicie de un color blanco inmaculado que parece sal (en realidad carbonato) que da nombre al lugar, Etosha significa el gran lugar blanco”.

Al poco de entrar en el parque vemos los despojos de una jirafa que yace sin volumen, cual alfombra en la sabana. A lo lejos un chacal se acerca atraído por el olor de la carne fresca. Un revuelo agita el camión, al otro lado del camino una pareja de leones descansa bajo un árbol, agotados, cansados del banquete que les ha ofrecido la jirafa. Los tenemos ahí mismo, tan cerca que podemos ver y sentir su respiración agitada. En silencio nos dejamos llevar por el emocionante espectáculo, alguien dice que parece un documental de la 2 en directo, yo creo que es mucho más, es la naturaleza en estado puro. No nos cansamos de observar sus movimientos pausados buscando la sombra de un arbusto, vigilantes y en alerta incluso en el descanso/reposo.
Manada de elefantas con sus crías

Al poco vemos acercarse a un elefante, no,... dos, tres,...diez, veinte, un montón, “siene y siene”... una enorme manada de elefantes en fila india que pausadamente vuelven de la charca. Son hembras con sus crías, los machos jóvenes nos observan, se ponen chulos y lanzan bramidos desafiantes al camión. El espectáculo es impresionante y de nuevo reprimimos las palabras, guardamos silencio, para no romper la belleza del momento.
Ñu
Rinoceronte

El camión avanza lentamente, deteniéndose cada poco para ver las manadas de gacelas, impalas, grupos numerosos de cebras, una pareja de jirafas que nos observan desde lejos, otra de  avestruces, orix, un par de ñus.... Tardamos más de una hora en recorrer los pocos kms que van desde la entrada al campamento de Okakuejo, pero no nos importa, merece la pena disfrutar del espectáculo con el que nos ha recibido el Parque Nacional de Etosha.
Charca en campamento Okakuejo
Por la tarde nos acercamos hasta una charca para ver más animales. Desde el camión (no está permitido bajar) observamos y oímos los “bufidos” que lanzan los rinocerontes para no ser molestados, son los dueños de la charca en la que están bebiendo y lo demuestran. Un numeroso grupo de cebras observan asustadas desde lejos. Es la ley de la sabana, el más fuerte manda.
Suricatos
Impalas
Tenemos que regresar antes de anochecer, está prohibido circular por el parque a partir de las 5,30h seguramente es una medida destinada a combatir el furtivismo. Desde la alta torre de observación que hay en el campamento contemplamos la amplia llanura en la que destacan las jirafas o algún avestruz hasta que anochece y ni con la ayuda de los prismáticos logramos ver nada.
Por la noche nos acercamos a ver la charca iluminada que hay al lado del campamento. Cuando llegamos los dueños de la charca son dos elefantes, que se toman su tiempo y levantan la pata desafiando al rinoceronte que espera su turno. Pasan horas bebiendo y se alejan pausadamente. Cuando por fin los rinocerontes logran acceder a la charca imponen su ley a los impalas, gacelas y demás animales pequeños que esperan desde lejos a que llegue su turno.
Paso de cebra en P.N. Etosha
Por la mañana dejamos el campamento pero seguimos dentro del P.N. Etosha. Vamos con calma, parando cada tanto para observar lo que vamos encontrando en el camino: manadas de unas 50 cebras que caminan en fila india y al cruzar el camino decimos eso de: Esto sí que es un paso de cebra!.
En una de las charcas una pareja de leones, camuflados entre las hierbas, vigila al grupo de cebras, se van acercando con sigilo, lentamente, es un placer observarlos. Una jirafa se para cerca del camión, sin importarle nuestra presencia abre las patas y se queda quieta, concentrada durante los diez minutos que dura su larga meada. Ñus, impalas, kudus, alcélafos (el animal de los billetes de Namibia) y un grupo de unos 4 ó 5 suricatos que corren a esconderse y nos vigilan levantando las patas...
En la charca de Halali
Charca de Halali
Charca de Halali
Así lentamente hasta el campamento de Halali, en el centro del parque, donde pararemos a comer. Nos acercamos a la charca que tiene un privilegiado mirador natural en las rocas, protegido bajo la sombra de los árboles. La charca de nuevo está dominada por un numeroso grupo de elefantes que impide que se acerque cualquier otro animal. Un impala lo intenta acercándose con la cola levantada  terminada en un “plumero blanco”, el elefante levanta la pata amenazante y el impala se va con el rabo entre las piernas.Allí dejamos pasar el tiempo que se nos hace muy corto.
Después de comer seguimos viaje haciendo una breve parada en el Salobral de Etosha, de un blanco tan inmaculado que daña los ojos. Allí nos hacemos una divertida foto del grupo.
Jirafas en P.N. Etosha
Dormimos en el campamento de Namutoni, en el otro extremo del P.N. un campamento en una pequeña fortaleza colonial pintada de blanco que tiene una historia curiosa, pues fue construido como puesto fronterizo en 1902 y destruido por los owambo en 1904, que en número de quinientos asediaron durante un día y una noche a los siete soldados alemanes que lo defendían. El fuerte fue reconstruido después del alzamiento de los herero, como puesto policial, y abandonado hasta los años 30. Fue declarado Monumento Nacional en 1950 y en 1983 se convirtió en resort.
Campamento Namutoni
Cenamos bajo las estrellas una sopa calentita que nos sienta genial en el frío de la noche y un rico y tierno kudu a la brasa. Después de cenar Miguel nos prepara unos ricos gintonic que se convierten en la bebida estrella del viaje.
Puesta de sol en el P.N. Etosha

Otras entradas de la ruta por África del Sur:
Etapa 1: Un viaje por África del Sur
Etapa 2: Desierto de Namib.Un viaje por África del Sur
Etapa 3 Costa Esqueletos. Namibia 
Etapa 4: Los Himba de Namibia 
Etapa 5: Por el Delta del Okavango  
Etapa 6: Parque Naciona de Etosha. Namibia
Etapa 7: Parque Nacional de Chobe. Botsuana
Etapa 8: Cataratas Victoria en Zimbabue

Desierto de Namib. Un viaje por África del Sur

Articulo original en: http://viajararatos.blogspot.com.es/
Etiquetas de cerveza: África del Sur

2 comentarios:

José Luis Gómez dijo...

Vaya lujo de viaje. No se si es verdad todo lo que cuentas o es por el gin-tonic.
Me lo he pasado de miedo leyendo el blog.

Pilar dijo...

José Luis, Será por los gintonic!. Besos guapo