jueves, 2 de enero de 2014

Namche Bazar en Nepal, entre la lluvia y la nieve

Tomás detrás de los Yaks camino de Namche
Seguimos con la segunda parte del trekking de casi un mes por el valle del Khumbhu que mi hermano Antonio, Tomás y Marcos realizaron en el mes de octubre y que ya iniciamos en la entrada  Por donde se va al Everest?. 

En Septiembre de 1951, Edmund Hillary  describe así su llegada a Namche Bazar:
“Acampamos de noche en la pequeña aldea de Phakding. Aunque estábamos a 3000 metros había abundancia de vegetales...
Escalamos a la mañana siguiente una gran garganta que se dirigía hacia la capital del distrito, Namche Bazaar. Nuestra emoción aumentaba a medida que ascendíamos, porque cada vez aparecían a nuestros ojos mas y mas picos...
Fuimos recibidos fuera de la localidad por el jefe, quien nos dio la bienvenida a sus dominios, El tamaño del pueblo nos dejó anonadados. En terrazas sobre la colina había al menos setenta viviendas y un enorme y brillante monasterio Budista.”
No cambiaría mucho esta descripción, sesenta años después, pues es la impresión que produce ascender por el río Dudh Khosi.
Entrando en la Garganta hacia Namche
A nosotros la bienvenida al valle no nos la dio “el jefe” sino la lluvia. Dos días caminando bajo la lluvia, desde Bupsa hasta Nurning, un pueblo junto a Phakding, y desde aquí a Namche, donde la lluvia cesó, volviendo el buen tiempo que tuvimos el resto del camino.
El camino por la ladera izquierda del “rio de la leche” va cobrando altura en un trayecto aéreo, con impresionantes vistas, entrando y saliendo de los valles laterales. A la altura de Lukla desciende hasta el río para remontar después hasta el sendero, abarrotado de gente que llega en avionetas y que se dirige hacia Namche.
Tras una semana por caminos poco transitados, y bajo una lluvia constante, nos iremos acostumbrando a caminar por la calle mayor del turismo “Everest B.C.”. Nos comentaron que diariamente llegan en esta temporada 1000 personas hasta Namche, la mayoría en avioneta a través de Lukla, un aeropuerto de altura que impresiona por su pista en pendiente. Cuando no se puede volar, lo que ocurre frecuentemente por las nieblas, el alojamiento de todo el valle se llena de gente esperando salir.

Sigue siendo asombroso la fertilidad del valle, descrita ya en 1951, la extraordinaria oferta de alojamiento y comidas, la emoción que produce penetrar en la garganta que se dirige a Namche (3440) y el tamaño y servicios de la capital Sherpa. Ubicada en una vaguada en herradura, abierta hacia el Sur y dispuesto su caserío en las terrazas del terreno, dispone de toda la variedad de servicios que solicita el viajero occidental. Hoteles, restaurantes, pubs, comercio, cafeterías, Internet, Backery's, … allí nos vimos el Barça-Madrid mientras unos jóvenes jugaban al billar y el camarero pinchaba flamenco.
Los tres en la cima de KalaPattar con el Everest  y Nupse

El segundo día nos damos un paseo de aclimatación subiendo hasta el “Everest view Hotel” el más alto del mundo a 3880 metros de altura, admirando las cumbres ya próximas del Ama Dablan, el Nupse, Lotse y Everest. Desde aquí paseamos por Kunjung y Khunde, dos preciosos pueblos sherpas en una llanura a 4000 metros y con un aeropuerto construido y frustrado por no se sabe que razones. La tarde nos trae noticias preocupantes de grupos que bajan, después de dos días aislados por la nieve, noticias de rescates,  cierre de los pasos y mucha nieve acumulada.
Con la información que tenemos y tras debatir entre nosotros que hacer, decidimos cambiar el itinerario y subir hacia el Glaciar de Khumbu ganando tiempo para que se abra huella y sepamos como esta el paso de Cho-La. para pasar a Gokio. Yo aviso a Tomas y Marcos que a la mínima dificultad me volveré,  pues no se como aguantare caminar por la nieve. Con la decisión, nos tomamos un buen café, mi amigo Tomás es un Hooligan de los buenos cafés, con una tarta mediocre en la Backery, compramos polainas y nos vamos a dormir.

Asomándose  a Namche Bazar
Salimos el 17 de Octubre  hacia el Monasterio de Tengboche (3860), con sol y muy buena temperatura. El camino llanea durante un buen tramo y pronto empezamos a cruzarnos con gente que vuelve tras unos días aislados por la nieve en los Lodges de Lobuche; nos cuentan que hay huella aunque siguen cerrados los pasos. En la bajada hacia el cauce del Khosi nos cruzamos con gente que sube muy cansada los últimos repechos de su retorno a Namche.
Porteando vigas de madera
Tras dejar a nuestra derecha el camino a Gokio ascendemos una ladera empinada de unos 300 metros de desnivel para desembocar en una preciosa llanura donde se asoma al valle el viejo Monasterio. Nos alojamos en el Himalayan Hotel  con un ventanal desde el que vemos el Everest y pasamos la tarde visitando las estancias del Monasterio, una hermosa exposición de la vida y filosofía budista y  tomando unos pasteles ricos en la Backery.
El día 18 salimos descendiendo suavemente durante un buen trecho y subiendo un nuevo escalón de 300 metros hasta la aldea de Dingboche (4343) completamente rodeada de nieve con un sol esplendido y la calle central inundada por el deshielo. El valle lateral en el que esta ubicado, completamente nevado lo cierra al norte el pico Lhotse (8414) y al este el Island Peak (6189). Desde Bibre, a media hora de camino, gira al oeste el “Three passes Trail” hacia el paso de Khongma también cerrado por la nieve.
En el comedor del Lodge compartimos tarde y cena con un grupo de monjes que bajan de un monasterio mas alto, asistiendo asombrados de la deferencia con que son tratados y los rituales de cada uno de sus gestos y de sus acompañantes así como de la tecnología que manejan (tablets, móviles,..) al lado de sus viejos libros de rezos.

Sonrisas
La siguiente etapa nos llevara a Lobuche (4910) en una jornada caminando por la nieve con buena huella. Tras subir la ladera norte que protege al pueblo iniciamos un largo tramo llaneando hasta Dughla donde nos juntaremos con el tramo mas frecuentado por grupos organizados hacia el C.B. Tomamos un té y la aglomeración es tal que tenemos la sensación de estar en una cafetería de una estación de esquí. Desde aquí iniciamos un repecho de 200 metros hasta el Thokla Pass que nos enseña la lengua del Glaciar de Khumbu y que sortearemos por su lado derecho. salvando algunas avalanchas laterales recientes.
Llegando a Lobuche
Si la noche anterior ya tuve sensaciones de falta de oxigeno esta noche la pasare en vela y con una sensación de ahogo importante. A pesar de todo me encuentro bien al amanecer, casi aliviado, y tras el desayuno salimos temprano hacia Gorakshep (5140) para coger la nieve dura. A nuestra derecha el Glaciar nevado nos enseña su enormidad y poco a poco van apareciendo la cumbres que rodean los cuatro dedos que componen la cabecera del Khumbu. Pumo-ri (7165) Everest, Lhotse y Nupse (7861) en un espectáculo visual que disfrutaremos desde la cima del Kala Pattar (5550) donde llagamos a media mañana... (continuará)

También puedes ver:
1.- Por donde se va al Everest?

2 comentarios:

José Luis Gómez dijo...

¡Olé tu hermano!. Cuantos recuerdos me han venido a mi cabezica, aunque todo hay que decirlo. cuando estuvimos nosotros no había nieve. Por lo que me han dicho, este último otoño ha sido de lluvia retrasada.
Pásale mi felicitación por la aventura.

Pilar dijo...

Le paso el mensaje de montañero "estalentao". Que teneis que contaros vuestras las hazañas por los cabezos del mundo. Besos